La diversidad de estilos y elementos de este salón fueron la base para vestir las dos ventanas acorde a la estancia, con una cortinas confeccionadas a tablas, color blanco roto, reposando en el suelo e instaladas en un riel recto decorativo.